soy caro

Y estoy aquí para que puedas lograr la mejor transformación posible en tu relación con el azúcar, mejorar tu estilo de vida y mentalidad.



HOLA!

Psicóloga & coach de nutrición integral

Tengo una misión: Empoderar a las mujeres que presentan problemas de azúcar como tú, para proporcionarte el conocimiento necesario para prevenir y mejorar tu calidad de vida sin confusiones, dietas restrictivas e insostenibles. Todo, alineada con tu mente, emociones y el cuerpo.

En el 2009, me gradué del magíster de psicología clínica.  Comencé a vivir un periodo que denomino “transformación”, por el nivel de dificultades que sorteé y me llevaron donde hoy me encuentro.
Iniciaba mi carrera laboral, cursaba un diplomado que me mantenía ocupada gran parte de mis semanas, me iba de casa de mis padres para independizarme, y cerraba 5 años de noviazgo con alguien con el que ya no tenía intereses en común.

Al poco tiempo, comencé a vivir una relación con una persona de manera inestable (por no decir tormentosa) y la estaba pasando muy mal pues en medio de aquella locura, enfermaba una y otra vez.

Me la pasaba de un resfrío a otro, así que un día me fui a ver a mi médico de cabecera. Luego de revisar mis resultados llegó el terrible anuncio:  “Caro, tienes resistencia a la insulina”. ¡Chan!




Recuerdo lo primero que pensé fue en mi abuela. Sabía que por ella tenía herencia genética, pues padecía de diabetes. Aunque procuraba alimentarme bien (según mis conocimientos de aquel entonces) realmente me aterraba llegar a esa enfermedad. 

Vi cómo le fue afectando a lo largo de los años, y no quería vivir lo mismo para mí. 
Evitaría a toda costa ser esclava de una pastilla con el miedo constante de alguna vez perder una parte de mi cuerpo, sufrir de dolores o problemas eternos de salud. 

Recuerdo ese miedo como si fuera ayer. 

ESE DÍA FUE UN ANTES Y UN DESPUÉS. 

Mi doctor me dio la siguiente opción:



“Caro o renuevas tus hábitos, comes saludable y haces ejercicio, o tomas pastillas de por vida de manera inmediata”

Estaba en un punto de quiebre, podía escoger aún. Por supuesto, escogí la primera opción.

Pero cometí un error…



Asumí que comer más saludable significaba cambiar alimentos procesados, por ingredientes de alimentos considerados como saludable y listo. No funciona así.

Fui a cuanta nutricionista te puedas imaginar, veganas, no veganas, famosas y no famosas. Al final, lograba bajar de peso, pero volvía a ganarlo con el tiempo y el indicador de salud no se movía. Luego hice el cambio hacia nutriólogos, pero el resultado fue exactamente el mismo.

En paralelo a esto, mi relación tortuosa iba y venía, una y otra vez.
Por supuesto que eso no me ayudaba en nada, sentía la autoestima por el suelo, y aunque siempre me he considerado positiva, en ese momento era difícil mantener buen ánimo.

Para todo el mundo a mi alrededor estaba bien, pero en el fondo estaba completamente sola. Fue una época de estrés, tristeza y lágrimas.

INTENTÉ CAMBIAR MI EXTERIOR

Estaba caminando en círculos, tirándome a un pozo con barro en el que me revolcaba y no “podía” salir. Dependía de mí el creerme capaz de mantenerme en calma para sostenerlo en el tiempo.
El problema no estaba en la gente que me rodeaba. Estaba en mí. 

DEBÍA HACERME CARGO DE MI SITUACIÓN

Comencé a estudiar por mi cuenta todo cuanto pude sobre alimentación y nutrición, y realicé paso a paso los cambios que tenía que hacer.
Terminé esa relación tortuosa manteniéndome firme en ello. Logré mantener por varios meses una vida tranquila, feliz y de autocuidado que finalmente derivaron en algo maravilloso.
Me hice los exámenes… ¿y adivina qué?


YA NO TENÍA MÁS RESISTENCIA A LA INSULINA. 

Emprendí un camino de auto descubrimiento que me cambiaría la vida. Buscando en lo más profundo de mí, descubrí que mi forma de comer, era también un reflejo de cómo me relacionaba conmigo misma, con la vida y mis emociones.

Logré hacer las paces con mi cuerpo. Fui capaz de perder los kilos que cargaba en mi mochila, esos que realmente me pesaban y los que me suponían un problema. Me sentí liberada. Me redescubrí a mí misma desde una mirada amorosa y compasiva.

Ha sido un camino duro, pero te aseguro que ha merecido la pena. A día de hoy no lo cambiaría por nada. Me siento una mujer nueva y libre, me he desecho del peso que verdaderamente necesitaba perder, tanto físico como emocional.

ME PREPARÉ

Creé “feliz sin azúcar” en el año 2017 queriendo compartir estas buenas prácticas, pero intuyendo que quería hacer algo más grande en el futuro. A principios del 2019 tomé la decisión de inscribirme en el Institute for Integrative Nutrition (IIN) de Nueva York, para certificarme como Health Coach y complementar con mis estudios de psicología.
Me hizo sentido ayudar a las mujeres de manera completa, tal como yo lo había vivido conmigo.


ESTA ES MI HISTORIA DE TRANSFORMACIÓN Y DE MIS EMOCIONES

Gracias a esta experiencia, a mis vivencias y formación al día de hoy, puedo ayudar a otras personas a llegar a esta liberación.
Puedo entenderte mejor que nadie, he pasado por todas las etapas del proceso y puedo asegurarte que detrás de querer estar delgada o de una mala relación con la comida, hay otros pesos de los que debes liberarte.
Busquemos más en tu interior y sanemos el foco del problema.


soy caro

Y estoy aquí para que puedas lograr la mejor transformación posible en tu relación con el azúcar, mejorar tu estilo de vida y mentalidad.



HOLA!

Psicóloga & coach de nutrición integral

Tengo una misión: Empoderar a las mujeres que presentan problemas de azúcar como tú, para proporcionarte el conocimiento necesario para prevenir y mejorar tu calidad de vida sin confusiones, dietas restrictivas e insostenibles. Todo, alineada con tu mente, emociones y el cuerpo.

En el 2009, me gradué del magíster de psicología clínica.  Comencé a vivir un periodo que denomino “transformación”, por el nivel de dificultades que sorteé y me llevaron donde hoy me encuentro.
Iniciaba mi carrera laboral, cursaba un diplomado que me mantenía ocupada gran parte de mis semanas, me iba de casa de mis padres para independizarme, y cerraba 5 años de noviazgo con alguien con el que ya no tenía intereses en común.

Al poco tiempo, comencé a vivir una relación con una persona de manera inestable (por no decir tormentosa) y la estaba pasando muy mal pues en medio de aquella locura, enfermaba una y otra vez.

Me la pasaba de un resfrío a otro, así que un día me fui a ver a mi médico de cabecera. Luego de revisar mis resultados llegó el terrible anuncio:  “Caro, tienes resistencia a la insulina”. ¡Chan!




Recuerdo lo primero que pensé fue en mi abuela. Sabía que por ella tenía herencia genética, pues padecía de diabetes. Aunque procuraba alimentarme bien (según mis conocimientos de aquel entonces) realmente me aterraba llegar a esa enfermedad. 

Vi cómo le fue afectando a lo largo de los años, y no quería vivir lo mismo para mí. 
Evitaría a toda costa ser esclava de una pastilla con el miedo constante de alguna vez perder una parte de mi cuerpo, sufrir de dolores o problemas eternos de salud. 

Recuerdo ese miedo como si fuera ayer. 

ESE DÍA FUE UN ANTES Y UN DESPUÉS. 

Mi doctor me dio la siguiente opción:



“Caro o renuevas tus hábitos, comes saludable y haces ejercicio, o tomas pastillas de por vida de manera inmediata”

Estaba en un punto de quiebre, podía escoger aún. Por supuesto, escogí la primera opción.

Pero cometí un error…



Asumí que comer más saludable significaba cambiar alimentos procesados, por ingredientes de alimentos considerados como saludable y listo. No funciona así.

Fui a cuanta nutricionista te puedas imaginar, veganas, no veganas, famosas y no famosas. Al final, lograba bajar de peso, pero volvía a ganarlo con el tiempo y el indicador de salud no se movía. Luego hice el cambio hacia nutriólogos, pero el resultado fue exactamente el mismo.

En paralelo a esto, mi relación tortuosa iba y venía, una y otra vez.
Por supuesto que eso no me ayudaba en nada, sentía la autoestima por el suelo, y aunque siempre me he considerado positiva, en ese momento era difícil mantener buen ánimo.

Para todo el mundo a mi alrededor estaba bien, pero en el fondo estaba completamente sola. Fue una época de estrés, tristeza y lágrimas.

INTENTÉ CAMBIAR MI EXTERIOR

Estaba caminando en círculos, tirándome a un pozo con barro en el que me revolcaba y no “podía” salir. Dependía de mí el creerme capaz de mantenerme en calma para sostenerlo en el tiempo.
El problema no estaba en la gente que me rodeaba. Estaba en mí. 

DEBÍA HACERME CARGO DE MI SITUACIÓN

Comencé a estudiar por mi cuenta todo cuanto pude sobre alimentación y nutrición, y realicé paso a paso los cambios que tenía que hacer.
Terminé esa relación tortuosa manteniéndome firme en ello. Logré mantener por varios meses una vida tranquila, feliz y de autocuidado que finalmente derivaron en algo maravilloso.
Me hice los exámenes… ¿y adivina qué?


YA NO TENÍA MÁS RESISTENCIA A LA INSULINA. 

Emprendí un camino de auto descubrimiento que me cambiaría la vida. Buscando en lo más profundo de mí, descubrí que mi forma de comer, era también un reflejo de cómo me relacionaba conmigo misma, con la vida y mis emociones.

Logré hacer las paces con mi cuerpo. Fui capaz de perder los kilos que cargaba en mi mochila, esos que realmente me pesaban y los que me suponían un problema. Me sentí liberada. Me redescubrí a mí misma desde una mirada amorosa y compasiva.

Ha sido un camino duro, pero te aseguro que ha merecido la pena. A día de hoy no lo cambiaría por nada. Me siento una mujer nueva y libre, me he desecho del peso que verdaderamente necesitaba perder, tanto físico como emocional.

ME PREPARÉ

Creé “feliz sin azúcar” en el año 2017 queriendo compartir estas buenas prácticas, pero intuyendo que quería hacer algo más grande en el futuro. A principios del 2019 tomé la decisión de inscribirme en el Institute for Integrative Nutrition (IIN) de Nueva York, para certificarme como Health Coach y complementar con mis estudios de psicología.
Me hizo sentido ayudar a las mujeres de manera completa, tal como yo lo había vivido conmigo.


ESTA ES MI HISTORIA DE TRANSFORMACIÓN Y DE MIS EMOCIONES

Gracias a esta experiencia, a mis vivencias y formación al día de hoy, puedo ayudar a otras personas a llegar a esta liberación.
Puedo entenderte mejor que nadie, he pasado por todas las etapas del proceso y puedo asegurarte que detrás de querer estar delgada o de una mala relación con la comida, hay otros pesos de los que debes liberarte.
Busquemos más en tu interior y sanemos el foco del problema.


¿Porqué me importa?

Después de luchar hace unos años con los problemas de azúcar, y solucionarlo, entendí que hay todo un proceso que trabajar. Dejé de centrarme en las calorías que entran y salen, e inicié un camino de estudio preparándome con excelentes expertos para entender lo que mi cuerpo necesitaba y recuperar mi salud.

Estoy aquí para compartir mi experiencia contigo.



Creo que el autoconcepto que una persona tiene de sí misma, es lo que más impacto tiene en su autoestima y en su felicidad. ⁠

PORQUE LO VIVÍ

DESAFORTUNADAMENTE, "COMER MENOS Y MOVERTE MÁS" NO FUNCIONA CON PROBLEMAS METABÓLICOS Y HORMONALES COMO EL DESEQUILIBRIO DEL AZÚCAR EN LA SANGRE O LA RESISTENCIA A LA INSULINA Y OBTENER BUENOS RESULTADOS

¿Porqué me importa?

Comienza dentro de ti

ES DECIR, POR Y PARA UNA MISMA.

Y aunque entiendo que tu problema con tu azúcar, es serio, también sé hay algo más…

Es sentirte bien!

Es hacer las paces con tu cuerpo, tu salud y contigo misma.⁠

Al final, lo importante es en esa mujer en la que te conviertes. ⁠

Cuando empiezas a mirar adentro, los efectos se verán reflejados en tu cuerpo.

Buscar adentro y no afuera. Es así. No falla.⁠

EN EL FONDO, DETRÁS DE UN DIAGNÓSTICO DE SALUD CON EL AZÚCAR, HAY UNA RELACIÓN INSANA CONTIGO MISMA, TU CUERPO Y ALGUNOS HÁBITOS… SI TE PIENSAS, TE HABLAS, TE SIENTES, TE VES "EN PEQUEÑO", NO ESTARÁS PREPARADA PARA LOS DESAFÍOS DE LA VIDA Y BUSCARÁS AFUERA ESO QUE TE HACE SENTIR BIEN.⁠

Creo que el autoconcepto que una persona tiene de sí misma, es lo que más impacto tiene en su autoestima y en su felicidad. ⁠

Comienza dentro de ti

Y ya te digo yo, que, si tienes una relación insana con el azúcar y con tu cuerpo, hay mucho que trabajar en ti.

⁠Porque, al fin y al cabo, ¿qué es la autoestima? no es otra cosa, que la medida en la que te estimas, confías, te valoras y te quieres. Y una persona que se quiere, valora y respeta, se trata bien, cuida su cuerpo y se habla bien...⁠

EL PROCESO DE CONOCERTE Y TRABAJAR EN TU SALUD, ES LA MEJOR INVERSIÓN QUE PUEDES HACER EN TI. ⁠

COMIENZA DENTRO DE TI

En el fondo, detrás de un diagnóstico de salud con el azúcar, hay una relación insana contigo misma, tu cuerpo y algunos hábitos…Si te piensas, te hablas, te sientes, te ves "en pequeño", no estarás preparada para los desafíos de la vida y buscarás afuera eso que te hace sentir bien.⁠

ES DECIR, POR Y PARA UNA MISMA.

Creo que el autoconcepto que una persona tiene de sí misma, es lo que más impacto tiene en su autoestima y en su felicidad. ⁠

Es sentirte bien!

Es hacer las paces con tu cuerpo, tu salud y contigo misma.⁠

Al final, lo importante es en esa mujer en la que te conviertes. ⁠

Cuando empiezas a mirar adentro, los efectos se verán reflejados en tu cuerpo.

Buscar adentro y no afuera. Es así. No falla.⁠

Y aunque entiendo que tu problema con tu azúcar, es serio, también sé hay algo más…

Y ya te digo yo, que, si tienes una relación insana con el azúcar y con tu cuerpo, hay mucho que trabajar en ti.

⁠Porque, al fin y al cabo, ¿qué es la autoestima? no es otra cosa, que la medida en la que te estimas, confías, te valoras y te quieres. Y una persona que se quiere, valora y respeta, se trata bien, cuida su cuerpo y se habla bien...⁠

El proceso de conocerte y trabajar en tu salud, es la mejor inversión que puedes hacer en ti. ⁠

NECESITAS

Un plan claro y sostenible para impulsar tus resultados y conseguir un verdadero cambio de nutrición y estilo de vida.

QUIERO TRABAJAR EN MI META DE SALUD

Si no estás segura por dónde empezar a controlar su prediabetes, mejorar tus niveles de insulina y azúcar estoy aquí para decirte que no tiene que ser confuso o sentir que te estás “muriendo de hambre”.

Te aseguro, una vez nos pongamos en marcha, y si te lo propones, se convertirá una experiencia divertida y sencilla usar mi método. Podrás mantener controlados tus niveles de azúcar en la sangre, y vivir de manera balanceada y feliz.

Quiero que puedas confiar en tu cuerpo, tener una relación sana con la comida y alcanzar tus objetivos de salud, sin culpa ni confusión.

ELLAS CONFIARON...

NECESITAS

Un plan claro y sostenible para impulsar tus resultados y conseguir un verdadero cambio de nutrición y estilo de vida.

QUIERO TRABAJAR EN MIS METAS DE SALUD

Si no estás segura por dónde empezar a controlar tu prediabetes, mejorar tus niveles de insulina y azúcar estoy aquí para decirte que no tiene que ser confuso o sentir que te estás “muriendo de hambre”.

Te aseguro, una vez nos pongamos en marcha, y si te lo propones, se convertirá una experiencia divertida y sencilla usar mi método. Podrás mantener controlados tus niveles de azúcar en la sangre, y vivir de manera balanceada y feliz.

Quiero que puedas confiar en tu cuerpo, tener una relación sana con la comida y alcanzar tus objetivos de salud, sin culpa ni confusión.

ELLAS CONFIARON

Jessica salieh

"El programa feliz sin azúcar , fue caído del cielo, me ayudó en un momento crucial de mi vida, donde necesitaba mejorar mi salud, pero sin tantos remedios. Aprendí muchísimo, me permitió mejorar la resistencia a la insulina que traía por años, mejoraron mis niveles de salud , aprendí a cuidarme con la comida y ahora ya no tomo remedios para eso. Muchas gracias 🤗🤗"

CLIENT REVIEWS

tania torreblanca

"Después del programa, me siento feliz, plena, linda y poderosa, llena de energía para seguir en este camino y lograr muchas cosas más."

CLIENT REVIEWS

CATALINA COQUELET

No sabía alimentarme bien y no tenía consciencia de mi alimentación. Estaba engordando y cuando intentaba bajar de peso, lo pasaba pésimo. Quería aprender una alimentación que fuera para siempre, un estilo de vida más que seguir haciendo dietas.
Hoy tengo claridad de qué alimentos me hacen bien y cuáles no, soy consciente de qué comer, de cómo me estoy alimentando, sé elegir mis alimentos y el motivo por el cual es importante que me alimente de esa manera.

CLIENT REVIEWS

¿ESTAS LISTA?

¿Estás lista para ser parte de la familia “FELIZ SIN AZÚCAR” compuesta por mujeres increíbles que trabajan en objetivos similares?

Deja de dar vueltas y obtén un informe de laboratorio positivo en tu próxima cita con el doctor.

¡ESTOY AQUÍ PARA TI!

QUIERO TRABAJAR EN MI META DE SALUD

¡Las mismas estrategias que utilicé yo y con cientos de mujeres ahora son parte del protocolo de azúcar en la sangre equilibrado!

Jessica salieh

"El programa feliz sin azúcar , fue caído del cielo, me ayudó en un momento crucial de mi vida, donde necesitaba mejorar mi salud, pero sin tantos remedios. Aprendí muchísimo, me permitió mejorar la resistencia a la insulina que traía por años, mejoraron mis niveles de salud , aprendí a cuidarme con la comida y ahora ya no tomo remedios para eso. Muchas gracias 🤗🤗"

CLIENT REVIEWS

TANIA TORREBLANCA

CLIENT REVIEWS

"Después del programa, me siento feliz, plena, linda y poderosa, llena de energía para seguir en este camino y lograr muchas cosas más.

CATALINA COQUELET

CLIENT REVIEWS

No sabía alimentarme bien y no tenía consciencia de mi alimentación. Estaba engordando y cuando intentaba bajar de peso, lo pasaba pésimo. Quería aprender una alimentación que fuera para siempre, un estilo de vida más que seguir haciendo dietas.
Hoy tengo claridad de qué alimentos me hacen bien y cuáles no, soy consciente de qué comer, de cómo me estoy alimentando, sé elegir mis alimentos y el motivo por el cual es importante que me alimente de esa manera.

¿Estás lista?

¿Estás lista para ser parte de la familia “FELIZ SIN AZÚCAR” compuesta por mujeres increíbles que trabajan en objetivos similares?

Deja de dar vueltas y obtén un informe de laboratorio positivo en tu próxima cita con el doctor.

¡ESTOY AQUÍ PARA TI!

QUIERO TRABAJAR EN MIS METAS DE SALUD!

¡Las mismas estrategias que utilicé yo y con cientos de mujeres ahora son parte del protocolo de azúcar en la sangre equilibrado!