El estar en casa nos ha pasado la cuenta a más de alguna de nosotras, y la verdad es que realmente no conozco a ninguna que no haya tenido antojos de “algo dulce” en estos días.

¿Te ha pasado que justo ahora, que tendrías la oportunidad de hacer la dieta que siempre dijiste que no podías porque en el trabajo no tenías qué comer, ahora que estás en casa la verdad es que sigues igual o peor?

Vaya, ¡Tranquila! estamos todas juntas en esto. Y no, no tienes nada de malo, seguramente el cuerpo te pide lo que tus emociones callan. Y suena a frase de libro -que seguramente la tengo guardada inconscientemente- pero es la verdad.

Te has preguntado alguna vez ¿Qué son los antojos? Resulta que los antojos, científicamente, se ha dicho que se producen por cambios hormonales (como cuando estamos en nuestro periodo o si estás embarazada) o también, por falta de nutrientes. Pero también se puede deber a un estado emocional de ansiedad… Y pues, creo que para la mayoría no es novedad, que ese es justamente el estado emocional por el que hemos estado transitando.

Entonces, directo al grano, ¿Cuáles son mis recomendaciones para regular la ingesta de un exceso de azúcar, sin sufrir en el intento? Las siguientes:

1. Revisa tu alimentación: Asegúrate de estar consumiendo frutas y verduras variadas, en variedad y color. Incluye en tu alimentación legumbres y semillas, y también proteínas en cada almuerzo o cena. Si cubres esta indicación, tienes mucho camino avanzado.

2. Asegura tu hidratación: Sabías tú que cuando el cuerpo se encuentra deshidratado el cerebro puede interpretarlo como hambre? Así que cada vez que te dé hambre a horas inesperadas (o incluso habiendo terminado de comer hace muy poco) toma un vaso de agua y espera unos minutos… tal vez esa era la razón!

3. Maneja tu ansiedad: este punto da para un post completo, pero mi recomendación estando en casa es que aproveches de mantener buenos hábitos y rutinas diarias que comúnmente haces (levantarse a la misma hora que siempre solías hacer, vestirse como un día común, ejercitarse en la medida de lo posible al menos 30 minutos -en internet hoy tenemos miles de opciones-, desayunar/almorzar/cenar a horas que siempre sueles hacerlo, dormir al menos 8 horas diarias). Haz diariamente algo que te guste, lee un buen libro, pinta, canta, baila, habla con un familiar, lo que sea que te encante! un ratito de eso es gratis y hace demasiado bien para el alma.

4. Semanalmente prepara un snack dulce, pero saludable: Es el último punto, pero el que más me gusta y que más ha servido de ayuda. Busca en internet (o en mi instagram si gustas) alguna receta saludable, de algún snack que se pueda preparar en base a alimentos reales (semillas, frutas, avena, chocolate sobre 70 cacao, entre otros) tales como galletas, queques, muffins, bolitas de semillas, pudding de chia, etc no tienes que inventar nada, está todo disponible en internet gracias a muchas maravillosas chefs o cocineras que comparten fotos y recetas de sus delicias. Si preparas el domingo, tendrás algo dulce para toda la semana! y si te aseguras que te dure (al menos hasta el Viernes), mentalmente estarás menos preocupada de qué podrías comer, y más tranquila porque cuando te den las ganas, ahí estará listo esperando por ti.

Espero que puedas introducir estos 4 tips, simples pero muy efectivos y fáciles de poner en práctica. Sé que funcionan y al estar un poco más bajo tu mismo autocontrol, verás como te sentirás mucho mejor contigo misma.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *